¿Hay que estar loco para ir al psicólogo?