Tratamiento del duelo en Madrid

Se llama duelo al período de “dolor” que atraviesa una persona que ha sufrido una pérdida en su vida.

Pueden considerarse pérdidas, que dan lugar a duelos, no sólo el fallecimiento de personas cercanas sino de otros seres, objetos y cosas menos tangibles que se tenían y ahora, por la razón que sea, ya no podemos acceder a ella.

Así, por ejemplo, consideramos pérdida el fallecimiento de un cónyuge, padre o familiar. También de una persona cercana, compañero de trabajo, miembro de un grupo al que pertenecemos o incluso de nuestro cantante favorito. Son pérdidas también cuando muere nuestra mascota (con su lealtad inquebrantable hacia nosotros), cuando perdemos un trabajo que llevamos realizando años (por despido, jubilación, etc.) También un divorcio es una pérdida importante.

Otras pérdidas que dan lugar a duelo son los cambios de domicilio o las pérdidas económicas (perder nuestra casa, por desahucio o un desastre natural), o una gran cantidad de dinero en un negocio fallido o por una decisión poco acertada.

Las pérdidas lo son más, cuanto más apegados estábamos a aquello que perdemos. Si lo que nos unía eran fundamentalmente lazos afectivos (emociones compartidas), la pérdida es más importante, pues asumimos en ese momento que nada ni nadie podrá llenar nunca ese hueco que deja la pérdida. Esto nos genera una profunda tristeza.

Fases del duelo

  • Fase de negación. Nos negamos a aceptar la pérdida y la vivimos con miedo por la incertidumbre.
  • Fase de ira. La persona se enfada, generalmente con el objeto de pérdida o con el entorno donde se produjo.
  • Fase de culpa. En estos momentos de duelo, el enfado se traslada a uno mismo, culpándose de no haber sabido proteger bien aquello que se ha perdido, o por no haber sabido disfrutar lo suficiente mientras tuvo la oportunidad. También nos culpamos por nuestro papel en la pérdida.
  • Fase de depresión. Quizás por esa culpa y seguro que también provocado por darnos cuenta de que ya no tiene remedio, que esa persona ya no volverá a estar con nosotros, nos llenamos de tristeza, sentimos vivamente el hueco que la pérdida ha dejado en nuestra vida, lo sentimos físicamente en nuestro cuerpo.
  • Fase de aceptación. Poco a poco, vamos aceptando la pérdida y nos damos cuenta de que la vida continúa y nos adaptamos a ella, aceptamos el reto de continuar viviendo.

¿Cómo tratamos a los paciente que están pasando por un período de duelo en Conectia Psicología?

En Conectia Psicología intentamos el tránsito por el período de duelo que el paciente inevitablemente va a vivir, sea lo más adaptativo posible, y no se alargue de forma patológica.

Les ofrecemos nuestra aceptación incondicional y la comprensión del sufrimiento que le está provocando su pérdida. Le ayudamos a hacerse consciente de la misma (en el período de negación de la pérdida, que suele iniciar las etapas del duelo).

Posteriormente, acompañamos al paciente, y le ayudamos a gestionar las diferentes emociones que van apareciendo en las distintas etapas dentro del duelo.