Hay muchas personas que nos relatan que no pueden controlar su agresividad. Generalmente, más que actos, son palabras: insultos, gritos, discusiones muy subidas de tono. En otras ocasiones, llegan a la acción golpeando objetos, rompiendo cosas o, lo que es peor y casi inadmisible en esta sociedad, pegando a otras personas.

Dejaremos de lado las conductas de psicopatía en que las agresiones se producen premeditadamente y a sangre fría, sin apenas empatizar con la víctima. En el resto de personas con conductas agresivas, solemos observar explosiones: momentos puntuales en los que estos pacientes relatan que pierden el control, ya no son capaces de parar y se dejan llevar por su ira.

Por lo general, estas personas suelen arrepentirse bastante rápidamente de sus conductas. Pero estas son tan explosivas que causan daños muchas veces irreparables: relaciones rotas, despidos o conflictos laborales, enfados con amistades, etc.

Cuando viene un paciente a mi despacho consultando por este problema, generalmente la terapia pasa por tres fases:

  • Primero trabajamos un autoconocimiento del paciente y la aceptación de su persona: Suelen ser personas con baja autoestima, que no se aceptan ni se quieren a sí mismos. Sus actos de agresividad suelen llegar a partir de su frustración y de ataques, percibidos o reales, a su personalidad.
  • También trabajamos desde el principio, mediante técnicas de Mindfulness, la consciencia del paciente para que aprenda a estar con los cinco sentidos en el presente, consciente de lo que sucede a su alrededor y menos esclavo de sus ensoñaciones y pensamientos. De esta manera, la persona aprende a identificar y darse cuenta de las situaciones que generalmente le producen enfado. Y aprende a darse cuenta de sus emociones y cómo estas empiezan a mostrarse, en particular la ira.
  • En una tercera fase, comenzamos a trabajar con el paciente para identificar las situaciones en las que sus reacciones violentas aparecen con más frecuencia. Y vamos enseñando al paciente técnicas para ir afrontando esas situaciones sin necesidad de enfadarse: Aprenden a darse cuenta, respirar y pensar antes de actuar. Aprenden a empatizar con las personas implicadas, tratar de entender, en frío, por qué actúan así y por qué sus palabras o actos le causan enfado. Cuando empatizas con el otro, te cuesta más agredirle.

Puedes contactar con nosotros en www-conectia-psicologia.es o llamando al 674 241513. Estamos en Calle Puerto Rico, 8A, zona Hispanoamérica / zona Costa Rica, 28016 Madrid. Te ayudaremos con temas relacionados con este artículo o con otros problemas que quieras resolver.

Síguenos en FacebookLinkedin y Twitter.