Juego patológico

/Juego patológico
­

Terapia Ludopatía o Juego patológico en Madrid Centro

La ludopatía o adicción al juego es un problema grave, que afecta cada vez a más personas y cada vez más jóvenes.

Cuando se empieza a jugar Poco a poco, el juego te va ganando, empiezas a apostar cantidades cada vez más fuertes, buscando una dosis equivalente de emoción, o quizá resarcirse de anteriores pérdidas. Cuando te quieres dar cuenta, estás jugando más dinero del que puedes permitirte.

Factores que intervienen en la adicción al juego

  • Soledad: Muchas veces la iniciación en el juego se produce por una sensación de soledad. Se prueba el juego buscando nuevas emociones, que no se encuentran en la rutina habitual.
  • Haber tenido un episodio de suerte. Cuando se ha vivido un episodio de ganancia fácil y rápida, es lo que más crea la adicción.
  • Posición económica. Cuando esta es muy precaria se busca en el juego una ganancia económica. O por el contrario, personas de buena posición económica buscan en el juego solución al aburrimiento y emociones fuertes.
  • Juventud: Cuanta menos experiencia vital tiene una persona y menos responsabilidades, más probabilidad tiene de creer en la suerte.

Consecuencias de la ludopatía 

El individuo se ve sujeto a deudas y engaños. Se engaña a la familia, para ocultar dónde estamos y en qué gastamos el dinero. Se engaña a las personas de confianza, amigos, compañeros, familiares, pidiéndoles dinero para supuestas necesidades importantes, ocultando el verdadero motivo y nuestra situación económica real. es algo irresistible y que tengo probabilidades de ser atrapado? Para las personas proclives al juego, lo mejor es no probarlo. Es decir, no acudir a los lugares de apuestas, casinos, hipódromos, centros de apuestas deportivas. Y restringirse las páginas de apuestas por internet, no entrar ni por curiosidad.

¿Qué hacer ante la adicción al juego o ludopatía?

Lo primero y siempre necesario, es pedir ayuda: Por una parte, a un psicólogo de confianza que nos ayude. Pero también, a una persona cercana en quien confiemos y que esté disponible para ayudarnos a salir de ella.