Tratamiento de los trastornos de comportamiento en Madrid

Los problemas de comportamiento en menores suelen producirse por diversos motivos y en diferentes esferas del entorno del menor (familiar, social, escolar).

En el entorno familiar suelen ser los celos. Los celos entre hermanos son bastantes frecuentes a lo largo del período evolutivo de los niños. La envidia provocada por los celos puede darse en cualquiera de los hermanos pero, principalmente, quién más suele sufrirlo es el primogénito. Éste pasa de un momento en el que es el centro de atención de sus padres, a otro en que deja de serlo porque llega a la familia otro miembro al cual sus padres dedican atención.

Otro caso son los menores hijos de padres divorciados, suelen tener un comportamiento de irritabilidad, enfados hacía los dos progenitores (a veces solo hacia uno de ellos), o conductas agresivas en el colegio con otros compañeros. Normalmente, los progenitores suelen achacarlo al cambio que experimenta el menor al vivir en dos casas, padres separados, a veces un nuevo de colegio por cambio de residencia. Es cierto, que el menor experimenta muchos cambios pero no todos los menores saben aceptar e integrar ese cambio por si solos y necesitan ayuda externa.

Las características de un niño con trastorno del comportamiento suelen ser: irritabilidad, tendencia a enfadarse por cualquier cosa, escasa empatía, contestar a los padres de forma maleducada, vacilar a los padres, pegar a los hermanos e incluso, a veces, a los propios padres, romper objetos, etc.

¿Cómo tratamos este tipo de trastornos en Conectia Psicología?

En primer lugar evaluamos, a través de ambos progenitores, el comportamiento del menor en su entorno familiar y, a través de los profesores, su comportamiento en el ámbito escolar. Tras realizar el análisis del motivo por el cual el niño manifiesta dicho comportamiento, se inicia una intervención psicológica tanto con el menor (ansiedad, ira, rabietas, emociones, etc.) como con los padres. Los cuales tienen que modificar algunas pautas de crianza que han llevado a cabo, como unos límites más fijos y estrictos con el menor.