Muchas veces vamos una tienda y no nos damos cuenta de por qué hemos comprado algo en concreto ¿Lo necesitamos? ¿Lo queremos realmente? Salimos diciendo: “Vine a por el pan y me he llevado la cesta llena”. ¿Os suena no?

Los expertos aseguran que más de un 90% de nuestras decisiones de compra se producen de manera inconsciente, y es aquí donde entra el llamado neuromarketing.

¿Qué es eso de neuromarketing?

Es una rama del marketing que investiga y analiza el comportamiento del consumidor en aspectos de percepción. Estudia los estímulos exteriores que llegan al cerebro para tratar de saber qué pensamos y qué queremos.

Aprovechando todo el tema del reciente Black Friday y las próximas rebajas de invierno y compras de navidad os dejamos estos dos ejemplos de neuromarketing aplicado al día a día:

  • El desorden: En las tiendas si las cosas están amontonadas y desordenadas tal vez es intencionado. Muchas veces nuestro cerebro interpreta que ahí es donde se encuentran las oportunidades, que todo el mundo ha ido a por ellas y hay que intentar buscarlas. Da sensación de más barato. Seguramente alguna vez has escarbado en montañas de ropa “en oferta” buscando tallas y colores, porque ves mucha gente alrededor haciendo lo mismo. Yo sí lo he hecho.
  • El céntimo de las ventas: Los precios acabados en 0,99 dan sensación de barato, aunque en el fondo sabemos que 1,99 es lo mismo que 2, pero vamos a por esas cosas “de mejor precio”. Tengo que reconocer que a veces lo que me da es rabia ver tantos 0,99 en los precios, pero terminamos picando, ya que nuestras decisiones en el momento suelen ser muy rápidas.

En un próximo artículo os comentamos más ejemplos que os pueden sorprender.

¡Hasta pronto!