Hay personas más organizadas y menos. Está en la personalidad, en el carácter de cada uno, qué grado de desorden está dispuesto a tolerar, hasta qué punto el orden de las cosas a su alrededor le influye en su estado de ánimo, en su rendimiento.

El orden de las cosas, en general, es algo subjetivo. Las leyes de la física, nos indican que el desorden tiende a aumentar con el tiempo. Y así es, también en nuestra experiencia: si no ordenamos las cosas de forma artificial y arbitraria, según nuestro criterio, más o menos compartido, los objetos tienen a ser usados y dejados en lugares insospechados. Todos tenemos la experiencia de alguna vez, cuando vamos en modo “piloto automático” no nos acordamos dónde hemos dejado el mando de la televisión, las llaves de casa, etc. Cuando vamos en piloto automático, tendemos a realizar conductas muy automatizadas, como tirar cosas a la basura o dejarlas en los lugares más frecuentados por nosotros, independientemente de si ese es el lugar que le correspondería cuando lo ordenásemos conscientemente.

Cuando varias personas conviven en una casa, el concepto de orden de cada uno es diferente. Es bueno ponerse de acuerdo sobre dónde y por qué se dejan cada tipo de cosas, para que todos los habitantes de la casa se sientan a gusto. Cuando una de las personas que conviven es excesivamente perfeccionista y maniática del orden, necesariamente tiene que flexibilizar su actitud o estará continuamente intranquila y, lo que es peor, luchando con las demás personas de la casa. Cuando uno de los que conviven es muy desordenado, también tiene que esforzarse para mantener cierto orden en la casa, si no ya por él, por respeto y convivencia con los demás.

Como vemos, a la hora de convivir, los extremismos en el orden o en el desorden suelen provocar conflictos. Ambos extremos pueden trabajarse con un psicólogo para hacerse algo más flexibles. ¿En qué punto puede considerarse extremo o excesivo el orden o el desorden? Aunque el propio implicado a veces no es consciente de su extremismo, pueden ayudarle a darse cuenta las siguientes preguntas: Tu excesivo orden o desorden: ¿Te provoca conflictos con tu pareja, familia, amigos? ¿Te causa problemas en tu trabajo o en aspectos importantes de tu vida? Si la respuesta es Sí, puede ser el momento de visitar a nuestro psicólogo de confianza y tratar ese aspecto de nuestra conducta , que suele reflejar algún aspecto problemático de nuestra personalidad.

Puedes contactar con nosotros en www-conectia-psicologia.es o llamando al 674 241513. Estamos en Calle Puerto Rico, 8A, zona Hispanoamérica / zona Costa Rica, 28016 Madrid. Te ayudaremos con temas relacionados con este artículo o con otros problemas que quieras resolver.

Síguenos en FacebookLinkedin y Twitter.  

fb-concetia