Muchas veces tenemos tantas cosas qué hacer durante el día que sentimos que no damos a basto. Vemos nuestra lista de tareas completada solo hasta la mitad y decimos: “Necesito que los días sean de 48 horas”.

La verdad es que si los días tuvieran 48 horas… necesitaríamos que fueran de 72. Nuestras tareas serán proporcionales al tiempo disponible que haya, y si tenemos muchas cosas las seguiremos teniendo al menos que lo organicemos de otra forma.

“Priorizar, si no me canso de priorizar” 

Cuando tenemos muchas cosas qué hacer lo que mejor funciona es escribirlo todo y organizarlo por orden de prioridad. Pero a veces tenemos que hacer una limpieza de las cosas que no son prioritarias pero que están rondando en nuestra lista.

Suele tratarse de cosas que nos pueden llevar ejecutarlas 5 minutos y a veces menos (una llamada, cambiar algo de lugar, regar una planta, echar una carta en el buzón…), y las acumulamos porque las demás son más urgentes… con ellas nuestra lista estará siempre llena. En algún momento que tengamos, deshacerse de estas pequeñas tareas traerá un poco de alivio y aunque sigamos teniendo miles de cosas, porque la verdad es que a veces es lo que hay, no nos veremos tentados a pedirle a los días lo imposible.

Puedes contactar con nosotros en www-conectia-psicologia.es o llamando al 674 241513. Estamos en Calle Puerto Rico, 8A, zona Hispanoamérica / zona Costa Rica, 28016 Madrid. Te ayudaremos con temas relacionados con este artículo o con otros problemas que quieras resolver.

Síguenos en FacebookLinkedin y Twitter.  

fb-concetia