Desconozco el motivo, quizá por no ser muy popular en el ambiente en que me he movido, pero lo cierto es que nunca me había fijado en la música rap. Creo que ha sido más un prejuicio que algo realmente querido, cuántas veces, movidos por prejuicios, nos perdemos muchas cosas muy valiosas de otras culturas.

Hace tiempo, hablando con una de mis pacientes, me contó algo que me hizo reflexionar. Ella se había apoyado mucho, para sobrevivir en sus zozobras emocionales, en la música rap. Es una persona muy sensible y muy inteligente. Las frases de sus raperos favoritos se habían grabado en su mente, aprovechando el ritmo y música de las canciones, y conformaban una filosofía de vida, aprovechando aquellas ideas que más encajan con su personalidad.

Sorprendido, le pedí un ejemplo y me brindó una bonita canción de rap que ha pasado a gustarme mucho: “Es rap”, de Chojín y Artes. Quisiera analizar, sin ánimo de ser exhaustivo, varias de las frases/ versos que me señaló mi paciente y que son auténticas lecciones de psicología:

  • “Cuando me quieran ahogar seré un pez, cuando me pongan barreras, volaré”. Nos habla de la resiliencia, de esa flexibilidad mental (y a veces física) que se necesita para adaptarse en la vida. Con rigidez nos rompemos ante las dificultades. ¡Si nos adaptamos, sobrevivimos!
  • “Porque mantengo mis dos mandamientos. Recuerdo: Auto respeto primero; respeto al resto, luego.” Es muy importante creernos esto e interiorizarlo, ya que tantas veces nos ocupamos de la felicidad ajena y para nosotros nos guardamos la culpa. La auto-compasión es algo que me encanta de Mindfulness: Querernos por lo que somos, y no tanto por lo que hacemos. Y, para ello, comenzar por respetarnos: Parece fácil pero lo hacemos poco; especialmente aquellos que hemos sido víctimas de acoso escolar, paradójicamente creemos merecer esa falta de respeto que nos enseñaron nuestros acosadores, con su conducta.
  • “Nunca pises flores, no sabes qué está pasando”. Pisar flores indica descuido, o envidia por su belleza, abuso por su fragilidad. ¡Qué triste abusar de un ser vivo, bonito pero frágil, que lucha por sobrevivir, no sabes qué está pasando y luchando en su interior!