Es una consulta cada vez más habitual en mi despacho de psicólogo. De hecho, a mí me sucedió algo semejante con 45 años: “Me han echado de mi trabajo al que estaba habituado y lo hacía bien. Tengo ya una cierta edad y cuando intento buscar trabajos no valoran mi candidatura, prefieren a gente más joven…”.

Al principio supone un shock para la persona: “¿Por qué a mí? He dado tantos años a esta empresa…” Aunque se viera venir, por mucho que hayamos visto despidos a nuestro alrededor, tendemos a pensar que a nosotros no va a ocurrirnos. Cuando nos despiden, pasamos un tiempo con vergüenza, también cierta culpa: “Algo hice mal… no supe ganarme su confianza…”

Unos antes y otros después, nos vamos recuperando de la sorpresa. Es entonces cuando empezamos a preparar nuestro CV, desempolvarlo y actualizarlo, vamos explorando el mercado de trabajo y nos postulamos a varias ofertas. Ahora, nuestro nuevo trabajo es buscar trabajo. Sin embargo, si quizá fuimos muy buenos técnicamente en nuestro trabajo, no siempre somos buenos comerciales de nuestra propia candidatura. No sabemos vendernos bien; y menos utilizando las nuevas vías o tecnologías que han ido surgiendo.

Es el momento de acudir a expertos, a empresas de head-hunting, conocidos, etc.

También es muy útil acudir a tu psicólogo de confianza que puede ayudarte a ver con claridad las opciones que tienes, explorar nuevas alternativas y, sobre todo, te ayuda a gestionar el vaivén emocional que pasarás:

  • Recuperar nuestra autoestima, frágil con el golpe del despido y los fracasos en nuevos intentos. “¡Yo me siento productivo, todavía puedo aportar mucho a la sociedad y no me quieren!”
  • Gestionar el estrés, debido a la preocupación por nuestro futuro económico y el de nuestra familia. Tantas veces esta preocupación no nos deja concentrarnos y tenemos sensación de perder el tiempo mientras nos encontramos, paradójicamente, más cansados (por la propia actividad mental de divagar y dar vueltas sin encontrar solución).
  • Buscar la motivación. Tan habituados a trabajar casi todo el día, no encontramos tareas que nos apetezca hacer, sin machacarnos por la culpa del deber.
  • Una vez gestionadas nuestras emociones, es el momento de pensar, en frío, nuevos planes y posibilidades de futuro: Nuevas áreas de trabajo, emprendimiento, etc.

Puedes contactar con nosotros en www-conectia-psicologia.es o llamando al 674 241513. Estamos en Calle Puerto Rico, 8A, zona Hispanoamérica / zona Costa Rica, 28016 Madrid. Te ayudaremos con temas relacionados con este artículo o con otros problemas que quieras resolver.

Conócenos también a través de nuestras redes sociales. Síguenos en FacebookLinkedin y Twitter.