Desde que un tren inicia su recorrido, van subiendo personas y personas. Algunas como todos los días, otras de forma puntual, unos van a trabajar, otros regresan a casa después de muchas horas, otros van al médico, otros a llevar a sus hijos al colegio, unos van a hacer turismo, otros regresan de vacaciones, unos son nativos, otros extranjeros… unos son ancianos, otros adultos, otros adolescentes y otros niños… unos van riendo, otros van llorando.
Si nos damos cuenta, en un tren, en un autobús, la de historias distintas que podemos encontrar. Historias que no tendríamos por qué conocer pero que existen y nos acompañan en nuestro viaje. Un viaje que puede ser de tres minutos o de una hora y media. Un viaje en el que hemos coincidido, por lo menos en alguna ocasión, con otras de las personas.
Muchas veces pasa desapercibido porque vamos acompañados, porque vamos muy centrados en algo que estemos haciendo en ese momento: leer un libro, escuchar música, estudiar, ver un vídeo. Yo particularmente voy repasando mi agenda o haciendo planes, o viendo fotos de mi familia.
A veces tenemos un mal día, y nos ensimismamos más o comenzamos a rechazar todo lo que nos rodea: nos molesta que el de al lado hable muy alto, que vaya comiendo, que haga ruidos en el suelo con los pies… nos fijamos en todo lo malo y empeoramos nuestro humor. Sin embargo cuando nuestro día ha sido bueno, pasamos de todo eso.
No estaría demás ser conscientes de que vamos con otros, que tienen sus propias historias que desconocemos. No se trata de ser espías y tratar de ver qué hacen los demás, a que juegan en el móvil, y que ropa se han puesto… no se trata de hacer amigos… se trata de echar un vistazo, tal vez podemos descubrir que podemos hacer algo por alguien: un ciego necesita entrar al tren, una persona con muletas necesita nuestro asiento, o alguien que le vemos muy cansado.
Ver nuestro viaje de otra manera: aprovechamos para despejar nuestra mente y relajarnos, pero somos conscientes y empáticos con nuestro entorno.

Puedes contactar con nosotros en www-conectia-psicologia.es o llamando al 674 241513. Estamos en Calle Puerto Rico, 8A, zona Hispanoamérica / zona Costa Rica, 28016 Madrid. Te ayudaremos con temas relacionados con este artículo o con otros problemas que quieras resolver.

 

Conócenos también a través de nuestras redes sociales. Síguenos en FacebookLinkedin y Twitter.